2020-02-AdamaMegabanner

EUlogointia 01

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
X
RizVN Login



Número 238: enero-febrero 2020

Alimentación
Plazara! y los mercados de agricultores y agricultoras

Autores: Garbiñe Elizainzin Oharriz. INTIA. Ester Montero González. ARREA.

En los últimos años, las iniciativas de mercados de personas productoras continúan creciendo. En EEUU Los “Farmers Markets” han aumentado hasta los 8.700 en 2016 (Fuente: USDA) y hay países europeos como el Reino Unido y Francia donde los mercados de productores llevan mucho tiempo funcionando, teniendo una mayor relevancia a partir de la década de los noventa. En España, se han puesto en marcha Ecomercados y Mercados de Productores/as por prácticamente todas las regiones. En este marco dentro de Navarra, en Estella-Lizarra se ha desarrollado un mercado de venta directa por personas productoras de la merindad impulsado por el ayuntamiento. 

Los mercados de venta directa de producto local son espacios públicos donde se pueden adquirir alimentos directamente de las personas productoras. Se encuadran dentro de lo que se denomina Canales Cortos de Comercialización (CCC), definidos por algunos autores como un canal de distribución de alimentos en el que no están presentes la gran distribución, ni el conjunto de mayoristas. También suele hacer referencia a la disminución de intermediarios o la cercanía entre la producción y la comercialización.

Mediante los mercados de venta directa, las pequeñas unidades agrarias retienen el valor añadido del alimento, por lo que constituye una forma eficaz de hacer frente a la crisis por la que atraviesa la agricultura familiar y, por tanto, el despoblamiento rural. También aportan otras ventajas, como satisfacer la creciente demanda de las personas consumidoras de alimentos frescos y locales, o revitalizar la economía local. En aspectos ambientales y de sostenibilidad, se contribuye a la mitigación del cambio climático, reduciendo transportes, embalajes, cámaras de frío, entre otros. Se mantienen los paisajes agrarios o la biodiversidad. En definitiva, un mercado de personas productoras aporta ventajas medioambientales, económicas, y sociales para la zona rural y la ciudad donde se ubica. 

El ejemplo de Plazara! en Tierra Estella es una buena muestra, como se deduce de los resultados del análisis y las encuestas realizadas con la colaboración de INTIA. Enlaza con los mercados tradicionales aportando unas formas de gestión colaborativas nuevas muy interesantes, como se puede ver en este artículo.

Leer artículo completo:
Para acceder al contenido completo es necesario ser suscriptor o adquirir el artículo: Identifícate o suscríbete:
formulario de suscripción
2020-02-AdamaMegabanner