EUlogointia 01

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
X
RizVN Login



Número 141: noviembre-diciembre 2003

Invernaderos
Invernaderos y calefacción en Navarra

Al oír hablar del tema de calefacción, la primera sensación es de rechazo. En Navarra, ¿es necesario calefactar los invernaderos? No hay una respuesta única, pero sí se puede ya adelantar que para ciertos cultivos y técnicas es obligado, en ocasiones puntualmente. Resulta totalmente desaconsejable en estructuras deficientes o de tipo túnel. 

Por lo tanto, conviene analizar el tema con tranquilidad y luego decidir, primero si es aconsejable o no calefactar y después el tipo de calefacción a instalar. Está claro que con calefacción vamos a obtener un mejor control ambiental, que se traducirá en una mejora del desarrollo del cultivo, de su sanidad, de su producción en cantidad y uniformidad y de su calidad ampliamente considerada. Lo que no quiere decir que todo ello por sí mismo signifique un aumento de la rentabilidad de la explotación. Sin embargo ese mismo cultivo con apoyos puntuales de calefacción puede aumentar sensiblemente la rentabilidad. La calidad añadida, la continuidad en la recolección, la posibilidad de programar y asegurar la producción y las fechas de la misma, la mayor presencia en el mercado, son entre otros los factores que pueden aconsejar su instalación.

Si queremos que en Navarra se instale próximamente un tejido productor eficaz y competitivo en invernaderos, ello pasa necesariamente por una mejora de las instalaciones y una mayor y mejor dotación de las mismas, incluida la calefacción. Y ello unido a la implantación de los cultivos en sus fechas adecuadas. Amén de todos los temas que venimos comentando de manejo, técnicas productivas, comercialización, etc.

Leer artículo completo: