EUlogointia 01

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto
X
RizVN Login



Número 198: mayo-junio 2013

Invernaderos
Tomate injertado en hidroponía

El cultivo de planta injertada de tomate está extendido y sigue en auge. En Navarra supera ya el 85% de la superficie cultivada de tomate hidropónico en la campaña actual. El uso del injerto en horticultura comenzó fundamentalmente como solución a problemas sanitarios en suelo a través de portainjertos tolerantes o resistentes. Pero la utilización como portainjertos de variedades que respondan mejor ante diferentes situaciones de estrés ha propiciado la extensión y preconización de su uso.

En el número 179 de esta revista comentábamos las impresiones obtenidas tras la primera prueba con planta injertada en la experimentación de tomate en hidroponía (ver www.navarraagraria.com). Señalábamos entonces que el interés de su uso variaría según el tipo de portainjerto y de las características productivas de la explotación (ciclo de cultivo, comercialización, calidad de agua, etc.) En cualquier caso y a nivel general, nos parecía que el interés del uso de planta injertada en nuestros sistemas de producción estaba en un posible aumento de producción y de calibre fundamentalmente.

Durante la pasada campaña de 2012, en INTIA hemos querido retomar y continuar con el estudio del cultivo de planta injertada para poder comparar su producción con el cultivo de plantas sin injertar en hidroponía. A continuación, informamos de los resultados obtenidos.

Leer artículo completo: